Bienvenidos a la Clínica veterinaria Como Reyes
Diseño sin título

Alergia Humano- Gato actualización

14.11.2021 | Gatos

Soy alérgico a los Gatos…. y ahora qué hago?


Seguro que en nuestro entorno hemos oído alguna de estas situaciones:

 

 

Me encantan los gatos pero cuándo me acerco a ellos me empieza a picar todo…estornudo lloro y hasta incluso me cuesta respirar…
Estoy empezando a conocer a una chica que tiene un gato y me encanta pero como soy alérgico, nuestro amor es imposible. 
Mi  hijo quiere cuidar de un gato y me lo pide continuamente, pero cómo soy alérgico…


A lo largo de esta revisión, vamos a repasar las últimas novedades en las alergias  “humano –gato “, espero resolveros dudas y ayudaros en caso de que padezcáis alergia y convivais con un gato.
Las alergias que afectan a las vías respiratorias comprenden entorno a un 20-30 % de las alergias y la alergia a animales es responsable de un 10-20 % de estas alergias. En concreto la alergia a gatos es la tercera causa más común de alergias respiratorias en humanos, y la segunda causa más común de alergias de interior.
Es importante entender esta enfermedad y disponer de los métodos adecuados, para controlar la alergia  con consejos por parte de profesionales de la salud.
El principal antígeno causante de la alergia a gatos es el Feld 1, es el alérgeno más importante y potente. Alrededor del 90-96% de las personas alérgicas a los gatos están sensibilizados a Fel d 1, y es responsable del 60-90% del total de la reactividad alérgica observada en individuos afectados.
Las principales fuentes de este antígeno son: la saliva, las glándulas sebáceas y algunos se encuentran en las secreciones de las glándulas lagrimales, glándulas anales y en la orina.
La cantidad de este alérgeno es variable en las distintas zonas de la piel, según la región anatómica, habiendo más cantidad en la región facial que en el pecho, según lo distribuyen con la saliva durante el aseo en su pelaje.
También varía en los gatos machos enteros (bajo la influencia de la testosterona) que  producen más cantidad de alérgeno que los castrados o  que las hembras (independiente de  su estado hormonal). La producción no se ve afectada ni por el color del cabello (capa), ni por su longitud y si varía entre individuos.
El pelaje y la piel son el reservorio principal de Fel d 1 ambiental, es depositado en cantidades sustanciales en la caspa (formadad por saliva seca, escamas cutáneas y detritos). Al ser partículas muy pequeñas (4-5 µm) se pueden quedar en forma de polvo durante mucho tiempo en el ambiente y además tener facilidad para penetrar en las vías respiratorias más pequeñas causando rápidamente síntomas en las personas expuestas a gatos.
Generalmente en ambientes con gatos hay mucha más concentración de Feld 1, que también se acumula mucho más en ambientes en los que hay alfombras, tapices, muebles y cortinas.

 

Los principales signos clínicos de la alergia a gatos son: rinoconjuntivitis perenne, asma por hipersensibilidad tipo I e inflamación crónica con combinación de distintos síntomas: conjuntivitis, rinitis y asma.
Los signos clínicos son variables entre personas y hasta un 20-30% de las personas que padecen asma pueden sufrir signos graves en contacto con los gatos. La alergia produce un impacto negativo en la calidad de vida de los afectados. Además de los signos respiratorios, también pueden padecer dermatitis atópica y signos de intestino irritable (atopia).
Existen evidencias de que la exposición temprana a gatos de los niños(primer año de vida) ayuda a reducir el riesgo de sensibilización posterior.


Y…¿Cómo debemos actuar ante la alergia a gatos?


Las personas que padecen alergia a gatos, suelen a la vez padecer otras alergias. Y se recomienda trabajar con la alergia a gatos igual que con el resto de alergias, centrándonos en tres pilares :

 

1.Alejarnos del  alérgeno ( gato)


2.Farmacoterapia


3.Inmunoterapia


Una de las medidas con las que se consigue reducir más la carga alergénica es sacando al gato de la casa, pero el vínculo que existe humano-gato hace muy difícil que esto ocurra y que el dueño pueda desprenderse de su gato.
Es verdad que hogares con gato tienen más cantidad de alérgeno que aquellos sin gato, pero esta cantidad para reducirla una vez que sale el gato tardará entre 4 y 6 meses, realizando tareas de limpieza profunda y eliminando todas las alfombras. 
Al ser difícil que el cuidador aparte el gato de su vida, la mayoría de los estudios nos cuentan que los propietarios con alergia a gatos no los apartan de su vida, ignoran las recomendaciones de hacerlo, y al morir lo reemplazan por otro. Por eso es necesario implementar otras medidas alternativas y del control del ambiente, que mejorarán la calidad de vida de estas personas.
Limitar el acceso  de los gatos a zonas de la casa,a veces en lugar de ser beneficioso, resulta contraproducente.No baja la carga alergénica por las características de la caspa de los gatos y además puede desencadenar en frustración crónica y problemas de comportamiento del gato. Limitar el contacto físico también afecta negativamente al vínculo humano-gato. 

Por todo eso es importante que el veterinario especialista en comportamiento felino, aconseje en caso de que se estén implementando algunas de estas medidas.


Se deben tomar medidas en el entorno del hogar, entre ellas, quitar alfombras, aspirar el entorno, lavar cortinas regularmente, aumentar la ventilación natural, usar filtros de aire, retirar muebles tapizados del dormitorio, usar fundas de almohada…
Además a la hora de elegir mejor gata que gato (recordemos que las hembras tienen menos carga alergénica), lavarnos las manos después de tocar al gato y cambiarnos la ropa regularmente.
Bañar al gato cada semana o cada 15 días también reduce la carga alergénica.
No existen gatos hipoalergénicos pero si hay variaciones de la carga de Feld 1 entre sexos (más carga alergénica,los machos que las hembras) y entre indiviuos.
Existen otras medidas que se encuentran en estudio y otras que recientemente han salido al mercado,se han estudiado, las vacunas para autoinmunizar a los gatos frente a Feld 1, parecen eficaces pero aún no se han comercializado.
En la actualidad parece que usar una dieta suplementada con antiFeld 1 IgY inmunoglobulinas,reduce hasta en un 47 % Feld1, tras tres semanas de consumo de la misma.
También se debe recurrir al uso de medicaciones para el manejo sintomático de las alergias, que se ajustarán según los síntomas y respuesta a la terapia por el médico que trata al paciente.
Por último, la inmunoterapia no siempre se recomienda para personas que sufren una alergia moderada, y que se controla de forma adecuada con farmacoterapia. No todos los pacientes responden igual a la inmunoterapia y deben seguir implementando el resto de medidas.


Conclusiones:


1.Es importante combinar medidas para el control y reducir la concentración de Feld 1 en el hogar. No todas las medidas son fáciles de seguir y algunas pueden dañar el vínculo human-gato. 


2.Es importante que el veterinario intervenga aconsejando cómo reducir la concentración del alérgeno de manera que se mantenga el bienestar del gato.


3.La reciente introducción de una dieta que es capaz de reducir el alérgeno en la saliva, el pelo y la ropa de cama tiene el potencial de contribuir a mejorar el control ambiental.

 

VIDEOCONSULTA